Compartir

25 de Noviembre: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

or ONIC

en Destacada   

• #ViolenciasNiUnaMas
• La paz es posible, sí y sólo si las mujeres indígenas viven sin violencias.


Hoy, la violencia contra las niñas y las mujeres es una expresión de transgresiones a los Derechos Humanos más grandes y constantes del mundo.

Manifestamos a la sociedad, a las autoridades que el derecho a la vida y a la dignidad humana, hoy está gravemente amenazada por la violencia sistemática y cruel donde las niñas y las mujeres somos las víctimas. Violencias que se mantienen en medio de la implementación de los acuerdos de paz, en un conflicto armado que aún persiste, poniendo en riesgo la integridad física, la vida y la pervivencia de nuestros pueblos indigenas en los territorios.

La violencia contra la mujer es el resultado de la discriminación que vive cada familia, comunidad y pueblo de nuestros territorios. Discriminaciones vividas día a día, en lo político, en lo social y ante la ley, que prorrogan las desigualdades, en nuestro caso, por el sólo hecho de ser mujeres, pobres e indígenas.

La violencia atenta contra nuestros derechos a la vida, la salud, la educación, la política, la consolidación de la paz, al progreso de condiciones económicas y nos expone a situaciones de inseguridad, a una vida de incertidumbres y miedos permanentes. En lo personal nos afecta física, espiritual, psicológica y emocionalmente,  nos desequilibra y enferma, enferma los ríos, las montañas, las lagunas las plantas y demás seres espirituales que nos rodean.

Compartimos las afectaciones a los Derechos Humanos en el gobierno de Iván Duque con corte al 24 de noviembre de 2018:

Afectación: Homicidios.
Total # Personas: 32 (4 mujeres, 28 hombres).

Afectación: Amenazas.
Total # Personas: 60 (8 mujeres, 52 hombres).

Afectación: Atentados.
Total # Personas: 2 mujeres, 18 hombres).

Afectación: Confinamientos.
Afectación: Desplazamiento masivo.
Afectación: Reclutamiento.
Afectación: Intento de homicidio.
Afectación: Desaparecidos (1).
Afectación: Tortura.
Afectación: Muerte por Map MUSE.
Afectación: Herido por Map MUSE.
Afectación: Afectaciones a la Madre Tierra (9).
Afectación: Invasión de la fuerza pública en territorio indígena (3).
Total Población: 125.

Total Mujeres Afectadas: 14.
Total Hombres Afectados: 98.

La violencia contra las niñas y las mujeres se debe evitar, por tal razón debemos iniciar acciones que prevengan esta pandemia; es cuestión de asumir con compromiso y voluntad la PREVENCIÓN, ERRADICACIÓN Y SANCIÓN DE CUALQUIER FORMA DE VIOLENCIA PARA NUESTRAS NIÑAS Y MUJERES EN NUESTROS TERRITORIOS; es por ello que necesitamos el respaldo y compromiso de todos nuestros compañeros, líderes y autoridades para que reconozcan y se comprometan con nosotras a garantizar que nuestros territorios sean escenarios libres de violencias y en paz con las mujeres y todos los seres que los habitan.

Hoy como todos los años, alzamos nuestras voces respaldando la demanda de poner fin a la violencia contra la mujer, haciendo un llamado a nuestros compañeros para que también sus voces digan NO más violencia contra las mujeres y defiendan nuestra exigencia de PONER FIN A LOS FEMINICIDIOS.
¡No más feminicidios en nuestros territorios!

Queremos visibilizar de manera particular, lo que nos está pasando, desde la voz propia de las mujeres en los territorios:

• En medio de la implementación de los acuerdos de paz, en nuestros territorios se siguen incrementado los bombardeos y enfrentamientos entre grupos ilegales por parte de la fuerza pública, los cuales provocan el desplazamiento, el confinamiento y el reclutamiento forzado de las y los jóvenes indigenas. La situación de desplazamiento, según lo ha dicho y ratificado las altas Cortes, afecta de manera desproporcionada a las mujeres y las confina a una vida de temor y angustia, por la preocupacion de las afectaciones hacia sus familias y hacia su territorio.

• Durante este año se han incrementado las amenazas y asesinatos a lideresas y mujeres autoridades de varios cabildos y comunidades.

• Continúa el enamoramiento como estrategia de debilitamiento a nuestros procesos; se ha incrementado la situación de las madres solteras y jóvenes que deben sacar sus hijos adelante con el apoyo de su familia o en otros casos deben salir de su comunidad para brindarles otras posibilidades de vida, asumiendo todas las responsabilidades como les sucede a las mujeres viudas.

• Llama la atención dentro de estas formas de violencia el caso que se conoció este año por el delito de Trata de Personas en modalidad de servidumbre a una mujer -embarazada, perteneciente a la comunidad indígena Carapana del Vaupés así como maltrato en casos de violencia relacionados con hombres vinculados al narcotráfico: inducción a la prostitución, acoso y violación sexual, abortos forzados, violencia intrafamiliar, explotación de las niñas y jóvenes para el tráfico de drogas, abandono de hogares, inasistencia alimentaria y uniones forzadas.

• Nuestros territorios se mantienen minados y afectados por el armamento abandonado, siendo las principales víctimas las niñas y niños.

• Como consecuencia de ese conflicto armado que vivimos hoy, nuestros compañeros están siendo asesinados, conllevando a que nosotras las mujeres quedemos a cargo del hogar y en ocasiones tengamos que abandonar nuestro territorio, incrementado así el numero de hijas e hijos de la guerra que crecen sin sus padres.

• A dos dias de la conmemoración de esta fecha, con dolor traemos a la memoria asesinatos de mujeres como el suceso de Rio Sucio- Caldas, en donde asesinan a la señora Gabriela Tapasco, a su esposo y a su hijo, su hija que logró sobrevivir ahora debe sobrellevar esta terrible situación. Esto para nombrar algunas situaciones de las cuales somos víctimas; la estigmatización al movimiento indígena y la disputa del control territorial entre los diferentes actores armados. Rechazamos estos crímenes y repudiamos TODOS los asesinatos de nuestras hermanas ocurridos en toda Colombia.

• Nos duele el territorio, las muertes de nuestros compañeros y compañeras, la judicialización de nuestros líderes detenidos en el marco de la liberación de la madre tierra, la persecución política de lideresas y autoridades, la criminalización de la protesta social y todos los horrores de este conflicto.

• Nos afecta todas las agresiones al territorio y a los sitios sagrados a través de la extracción de recursos naturales, campos minados, contaminación, destrucción del medio ambiente, deforestación, construcción de hidroeléctricas, vías de acceso fácil a los territorios, la militarización y la concentración de tierra por los terratenientes.

Repudiamos todos estos delitos como resultado de una cascada de violencias que se ejercen contra las mujeres desde cualquier ámbito, evidenciando acciones de poder y control que se ejercen sobre la intimidad, el cuerpo, la vida y la libertad de las niñas y mujeres.

LAS MUJERES INDIGENAS DE COLOMBIA Y TODAS LAS MUJERES DEL MUNDO, llamamos a todos nuestros hermanos indígenas y a todos los hermanos colombianos A PONER FIN A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, JÓVENES Y NIÑAS, para que todas nosotras, nuestras hijas y hermanas, vivamos en un mundo en donde lo único que nos impulse sea la alegría de vivir una vida sin violencias y en paz en nuestros territorios!

SI LOGRAMOS PAZ DESDE Y HACIA NOSOTRAS, ES HACER PAZ PARA TODOS.

PARA QUE CESE LA VIOLENCIA ES NECESARIO QUE CADA UNO DE NOSOTROS NOS DESARMEMOS LOS OJOS, LA PALABRA, EL CORAZÓN Y EL PENSAMIENTO

Contacto:
Lejandrina Pastor Gil – Consejera de Mujer, Familia y Generación ONIC: 3215654600