Compartir

Asesinada joven comunicadora indígena del Pueblo Kokonuko

• En medio de la represión por parte del ESMAD tres comuneros indígenas resultaron gravemente heridos.

La Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC, rechaza y lamenta profundamente la muerte de Efigenia Vásquez Astudillo, comunicadora indígena del Pueblo Kokonuko, quien perdió la vida en medio del desalojo por parte del ESMAD en Aguatibias, territorio del Pueblo Kokonuko en Puracé, Cauca.

Duele tanto y da rabia, esa rabia que nos indigna y nos levanta con mas fuerza… En la tarde de hoy el ESMAD ignorantes, cobardes y serviles de quienes defienden y promueven la explotación y la muerte de la madre tierra, toma por asalto a la comunidad de Kokonuko agrupados en el predio aguas tibias desde hace varios meses, disparan indiscriminadamente contra la comunidad indefensa. Asesina a la compañera Efigenia del pueblo Kokonuko, madre, comunicadora, mujer indígena dadora de vida, transmisora de la fuerza y sabiduría de su pueblo.

Su delito: Existir y luchar con dignidad, con fuerza y sabiduría por construir un futuro para sus hijos y su pueblo. Vasquez Astudillo Efigenia, nos dejas la fuerza y el ejemplo de lucha a todos los pueblos.

Solidaridad y apoyo para el pueblo hermano de Kokonuko que con dignidad defiende y libera Uma Kiwe”

IMG 7185

En el predio Aguastibias, ESMAD asesina a comunera indígena del resguardo de kokonuko por ejercer la defensa y liberación de la madre tierra, y hiere gravemente a 3 personas más que estan siendo atendidas  a esta hora en el hospital San José de Popayán.

Efigenia Vásquez Astudillo, comunicadora de la emisora Renacer Kokonuko, deja 2 niños huérfanos, una familia y comunidad qué siempre ha creído en la vida y el respeto al territorio.

Esta comunicadora indígena del Concejo Regional Índigena del Cauca CRIC y de la Organización Nacional Índigena de Colombia – ONIC, fue asesinada por la institución policial del Estado ESMAD, bajo la comandancia del Nobel de Paz, firmante del Acuerdo de La Habana y el cese bilateral al fuego con el ELN.

Es claro y concreto que este accionar corresponde a la continuidad de la guerra contra los pueblos ancestrales, indios y negros y los campesinos, para continuar el despojo de los territorios.