Compartir

LA PAZ NOS ESTÁ COSTANDO LA VIDA COMUNICADO DE SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO DE TUMACO

Bogotá, octubre 6 de 2017
En las FARC siempre supimos que sacar adelante un proceso de Paz con el actual gobierno  traería consigo múltiples dificultades para avanzar en el propósito de lograr justicia social para el pueblo colombiano. Sin embargo, jamás contemplamos que apenas hiciéramos dejación de armas, ya no fuesen solo los paramilitares sino la propia fuerza pública, quienes sin hacer uso de sus tradicionales formas de encubrir procedimientos ilegales, decidieran ahora, abiertamente cometer los más aberrantes crímenes. 
Los acontecimientos de Tumaco  el día de ayer dan cuenta del talante terrorista de las instituciones de policía y ejército. Asesinaron a sangre fría a más de 15 campesinos, entre ellos un niño de tan solo 13 años. Además, se registra un saldo de al menos 40 personas heridas, constituyéndose este hecho en una masacre, la cual no puede pasar inadvertida y donde el movimiento social y popular habrá de cerrar filas para exigir justicia. 
Los campesinos víctimas del terror militarista eran cultivadores de hoja de coca, quienes desarmados  fueron atacados con tiros de fusil en el marco de un operativo de erradicación, el cual entre otras cosas, viola flagrantemente el punto 4 de los acuerdos firmados en La Habana y de los cuales el campesinado son conocedores. 
Repudiamos la forma como el Estado colombiano pretende llegar donde jamás ha llegado. Nunca ha sido educación, salud o la construcción de vías e infraestructura  la manera como han hecho presencia, sino a través de la violencia, la represión, estigmatización y ahora la barbarie. 
Expresamos solidaridad con las familias hoy convertidas en víctimas e invitamos al país a movilizarnos y no permitir que lo ocurrido sea convertido en una estadística más, ni que el gobierno se burle de los colombianos con versiones ficticias de la tragedia que hoy enluta al pueblo de Tumaco.

MAURICIO JARAMILLO