Compartir

PRONUCIAMIENTO POR HONDURAS

 

Jimenez 78-a Col. Centro, Palenque, Chiapas, México.

C.P. 29960. Tel: 01-916 34 550 21

e-mail: coordinacion@clacpi.org

clacpimexico@gmail.com

PRONUNCIAMIENTO POR HONDURAS

 Coordinadora Latinoamericana de Cine y Comunicación de los Pueblos Indígenas (CLACPI)

Ante la opinión pública nacional e internacional

EXIGE QUE:

CESE LA CRIMINALIZACIÓN CONTRA LAS ORGANIZACIONES INDÍGENAS, ESTUDIANTILES Y DEFENSORAS DE DERECHOS HUMANOS EN HONDURAS

Las comunicadoras y comunicadores indígenas de nuestro continente americano Abya Yala, estamos alerta y solidarios con el pueblo y el movimiento social hondureño que está enfrentando una ofensiva de represión y judicialización por parte la empresa privada en complicidad con el aparato policial-militar y judicial del gobierno del presidente Juan Orlando Hernández.

Nos preocupa especialmente la agudización de la criminalización dirigida en las últimas semanas al Consejo Cívico de Organizaciones Popular e Indígenas de Honduras (COPINH), a la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), a los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y a defensores de Derechos Humanos.

La semana pasada los abogados del COPINH presentaron, ante la Corte de Apelaciones de Comayagua, una apelación a la sentencia de tres años de reclusión para tres miembros de la comunidad indígena de San Pedrito: Eleuterio Hernández, Nieves Hernández Domínguez y Adán Hernández, acusados por el delito de “rotulación de terreno”. En la costa norte, Miriam Miranda, coordinadora de OFRANEH, ha sido requerida por la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) debido a denuncias interpuestas por Patrick Forseth y Randy Jorgensen, empresarios canadienses; y la empresa de Telecomunicaciones de Honduras (CONATEL). Y la semana pasada, 22 estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, que mantenían una lucha de más de 80 días por la participación en la toma de decisiones, fueron brutalmente desalojados de los edificios tomados, por efectivos de la Policía Nacional, que usaron la fuerza y gas lacrimógeno rociado directamente a los ojos de los estudiantes que ya se habían entregado. El mismo día fueron golpeados y detenidos dos defensores de Derechos Humanos.

Esta ofensiva represiva es parte de un proyecto que, desde el golpe de Estado de 2009, se propone el despojo de los territorios habitados ancestralmente por minorías indígenas y campesinas. El proyecto de venta del territorio está siendo facilitado por el gobierno, a través de Coalianza, la Comisión para la Promoción de la Alianza Público-Privada para el establecimiento de negocios transnacionales de turismo, agro exportación (especialmente palma africana), ciudades modelo, minería e hidroeléctricas, sin que se aplique, como lo establece el convenio 169 de la OIT, una consulta libre, previa e informada.

Gracias a la presión social, los estudiantes fueron liberados el día de ayer, el 10 de septiembre, sin embargo debemos seguir alerta, pues estos no son hechos aislados. El pueblo Garífuna exige que el anteproyecto de Ley de Consulta sea discutido de buena fe con los pueblos indígenas respetando la representatividad de sus organizaciones; que cese la imposición de organizaciones fantasmas como encargadas de decidir el futuro del pueblo hondureño; además, que se revise si el anteproyecto se apega a los estándares internacionales en materia de derechos humanos de los Pueblos Indígenas, especialmente el artículo 21, que está redactado de tal forma que contraviene la Declaración Interamericana de Derechos Humanos.

 

Coordinación general de CLACPI.

Abya Yala, 11 de septiembre de 2017.